El Golfo de Morbihan: un universo marino

Nuestra casa de huéspedes, idealmente situada frente a la entrada del Golfo de Morbihan, le permite descubrir el «pequeño mar» (Morbi han en bretón) alquilando un servicio de transporte desde el puerto de Baden a pocos minutos de distancia.

El Golfo de Morbihan: un pequeño mar interior clasificado como Parque Natural Regional

El Golfo de Morbihan es un entorno marino único de unos 100 km², donde se pueden descubrir más de cincuenta islas siguiendo la corriente.

Entre las más famosas, Île-aux-Moines, Île d’Arz e Île de Berder le esperan para descubrir sus múltiples facetas.
Algunas tienen tesoros escondidos como Gavrinis y su majestuoso mojón, o Er Lannic y sus restos megalíticos que se revelan a medida que suben las mareas.

También puede alejarse de la tumultuosa corriente del Jument y remontar el tranquilo río Auray, y detenerse en el pueblo de Le Bono, famoso por su Forban y su puente colgante.

A continuación, podrá atracar en el encantador puerto de Saint-Goustan, descubrir sus galerías de arte y pasear por las históricas calles de Auray.

Descubra la costa y las islas de Morbihan

Más lejos de la costa, frente al Golfo de Morbihan, una vez pasada la punta de Kerpenhir, Port-Navalo y Méaban, Belle-Île-en-Mer y las islas de Houat y Hoëdic le esperan.
A menos de una hora de navegación, estas tres islas tan diferentes le brindan la posibilidad de realizar bonitas excursiones de un día.

Belle-Île-en-Mer, la más grande con diferencia, le ofrecerá los suntuosos paisajes de su costa salvaje y de la Pointe des Poulains, el encanto de sus puertos de Sauzon y del Palais. La isla de Houat le seducirá con su tranquilidad y su magnífica playa de color esmeralda y la aún más pequeña isla de Hoëdic, con su páramo salvaje y su pequeño pueblo con sus casitas alineadas en grupos de tres o cuatro y orientadas al sur.

Desde La Villa du Guern, puede explorar otros lugares excepcionales en los alrededores de Morbihan.

La Península de Quiberon, un popular balneario, ofrece una gran variedad de paisajes a lo largo de 14 kilómetros: al oeste su magnífica costa salvaje donde se puede caminar a lo largo del páramo, al sur la Pointe du Conguel cuyo camino le llevará a hermosas vistas del faro de La Teignouse, y al este sus hermosas playas de arena fina.

Carnac, otro balneario muy animado en verano, ofrece una gran playa de arena fina con vistas a la magnífica bahía de Quiberon. Por último, quizás pueda admirar los Fórmula 1 de los Mares, estos veleros de gran tamaño que se entrenan para las regatas oceánicas, en La Trinité-sur-Mer, uno de los principales centros náuticos de Francia.

Desde La Villa du Guern, también se puede descubrir la Ria d’Etel: visitar la isla de Saint-Cado y su encantadora capilla del siglo XII, pasear por los páramos hasta la Barre de Etel, este banco de arena en perpetuo movimiento en la desembocadura de la Ria, o cruzar sus caminos costeros como el camino de Cadoudal en Locoal-Mendon.

Por último, también puede embarcarse en el barco hacia la isla Groix, con su insólita y excepcional playa convexa de Les Grands Sables.